Madre desesperada se pasaba las noches investigando en Internet mientras su bebé dormía en el fregadero

Isaíah nació en diciembre y para toda su familia fue una bendición. Pero fue en febrero cuando comenzaron los problemas con el pequeño. 

CapturaTan sólo unos días después de San Valentín sus padres comenzaron a notar una leve erupción en las mejillas del bebé, por lo que decidieron llevarlo al pediatra y aprovecharon el chequeo que le tocaba por cumplir sus 3 meses.

El doctor les explico que el niño padecía una dermatitis, y les sugirió hacer un cambio en el detergente que utilizaban para lavar ropa. Sthephanie Smith explico que siempre utilizaba productos orgánicos y naturales. Sin embargo para no arriesgar a su bebé cambiaron todos los productos, no sólo el detergente, sino también las fragancias, las cremas, desodorantes, shampoo y demás.

La piel en el bebé comenzó a denotar mucha mejoría, pero solo cuando estaban en casa, porque cuando salían a la calle y tenían contacto con alguien que tuviera algún perfume, colonia, maquillaje o ropa con suavizante, el pequeño comenzaba a llorar y la erupción regresaba.

Al percatarse de esto, los padres tomaron las medidas pertinentes y no permitían que nadie cargara al bebé y, de ser necesario, debían utilizar una sabana del bebé para cubrirse el cuerpo.

Para cuando llego marzo la situación se complico, le salió en su mejilla derecha una ampolla la cual comenzó a tener escamas y parecía una infección. Días después se esparció por sus hombros y codos.

Captura1Stephanie Smith explico lo siguiente:

Estábamos muy asustados e hicimos una cita con el pediatra y otra cita con un especialista para la piel. En la cita con el doctor estábamos hablando que parecía eczema y le indicaron cremas las cuales contenían esteroides para tratar el problema. Al principio las cremas lo ayudaron, pero luego la erupción volvía a salir.

A los 4 días tuvimos que ir al hospital por emergencias porque la piel de sus mejillas parecía que se iba a caer, y el lloraba con un desespero, yo nunca lo había visto llorar de esa forma antes.

Los doctores y las enfermeras no tenían respuestas y no podían encontrar una explicación a esta reacción y su diagnostico fue: “eczema severo”.

Desde marzo hasta mayo la “erupción de eczema severo” continúa esparciéndose por todo su cuerpo y, lo que no entendemos es, porque en vez de haber mejoría cada día esta peor.

Captura2Nosotros tuvimos que dejar de utilizar calefacción para que el estuviera cómodo, teníamos que dormir con abrigos, pantalones de frío y medias, mientras que él dormía sólo con un onesie. Nuestras vidas comenzaban a ir cuesta abajo como un espiral porque ya no teníamos esperanza, ya que los síntomas eran cada vez peor.

Isaíah lloraba día y noche y nosotros tratábamos de ayudarlo 24/7, la tormenta en su cuerpo continúa y nosotros aún no tenemos respuestas, lloramos al verlo a él sufrir y oramos a Dios en busca de respuestas. Él comenzó a dejar de comer y estaba perdiendo mucho peso, tiene casi 6 meses y mantiene a duras penas 10.5 libras.

Yo le daba pecho exclusivo y tuve que quitárselo porque tratábamos de ver cual era la raíz del problema y no sabia si algo que yo comiera le hacia daño, aparte de que había perdido casi 20 libras, mi leche comenzó a secarse. Las personas me recomendaban darle leche de cabra, mi esposo compro un purificador de aire para tratar de ayudarlo y nuestro perro siempre estaba encerrado en su jaula. No importaba lo que hiciéramos, nada daba resultados.

Desde marzo hasta julio yo he estado bañando a Isaíah sin jabón por su piel tan sensible, sólo lo mojaba y lo ponía en el agua, llegamos a un punto donde lo bañábamos hasta 12 veces en un día. 

El único lugar donde el podía dormir y dejar de llorar era en su bañito, dejábamos caer agua sobre él alrededor de 30 y 45 minutos, y yo odiaba ese momento cuando tenía que cerrar el grifo y sacarlo. Duramos haciendo eso muchos meses, y yo lo hacía porque ese era el único lugar donde el sentía paz.

Captura3Yo me sentaba en la cocina durante toda la noche mientras nuestra casa estaba tranquila y todo el mundo dormía, el único ruido que se escuchaba era el del agua del fregadero caer. Yo lloraba y oraba al mismo tiempo, al ver a mi tierno bebé dormir en el fregadero.

Cuando yo sentía que ya no podía más y pensaba darme por vencida, ahí estaban los susurros de mi amado padre Celestial, quien no permitiría que yo cayera, el fortalecía mis debilidades. Yo leía las escrituras y las pegaba donde pudiera verlas para no desvanecer.

Cada vez que nuestra piel se ponía en contacto con la de él lloraba mucho, no podía abrazar a mi hijo, él siempre tenía dolor y sufría mucho.

Captura4En la agonía y desesperación, ya que había visitado tantos médicos y ninguno daba resultados, Stephanie comenzó a investigar en Internet. En un foro se encontró un articulo llamado “el retiro de esteroides” y vio fotos de niños con el mismo problema que Isaíah, en ese momento se dio cuenta que las cremas a base de esteroides podían ser parte del problema.

Stephanie tomó la sabía decisión de no ponerle las pomadas de esteroides a su hijo, y en su lugar decidió preparar cremas caseras a base de limón y zinc. Después de esto la piel del niño empezó a tener una notable mejoría. Luego de 10 meses de haber retirado las cremas de esteroides la piel de Isaíah ha vuelto a la normalidad. Ahora es un niño normal y feliz.

Captura5El bebé que nadie podía cargar ni tocar ahora corre y juega con total libertad. Ella indica que a pesar de que no pudieron disfrutar de muchas cosas durante su primer año de vida, como poder besarle, abrazarlo o cargarlo, siempre le dan gracias a Dios por encontrar una solución y ahora poder tenerlo sano.

Con información de: Curiosidatox.com

No hay comentarios